{ Biblia } { Fe } { Esperanza }

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Padre abrazando a su hija 

¿Qué se celebró el día de ayer en nuestro país? Fue el día del padre (en algunos países se celebra hoy, que es el tercer domingo del mes de junio), así que felicidades a todos los padres de familia que nos acompañan en esta tarde.   Pero más allá de la tradición y de todo el marketing y del consumismo asociado a esa fecha (o a la del día de la madre), es importante que nosotros los creyentes recordemos siempre lo que la Biblia nos enseña en cuanto a la relación con nuestros padres.

Aunque este no es tema principal en que nos vamos a enfocar el día de hoy, considero necesario dar un breve recordatorio de lo que la biblia nos dice que nosotros como hijos debemos hacer para con nuestros padres. Busque en su biblia Efesios 6:1-3

1Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres [eso incluye a ambos, a su papá y a su mamá], porque esto es justo [eso es lo que Dios espera que usted y yo hagamos].

 Honra a tu padre y a tu madre que es el primer mandamiento con promesa; 

 ¿A quiénes hay que honrar? -A ambos, no solo a su mamá o sólo a su papá, la honra, el respeto de nuestra parte debe ser para ambos. No es cuestión de que “si se lo merecen o no”, o si se lo han ganado… En la Biblia el honrar a nuestros padres es un mandamiento, es algo que debemos hacer a pesar de…

¿Cuál será nuestra recompensa si obedecemos y honramos a nuestros padres?  para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.  –Dios promete bendecir y dar una vida longeva a aquellos/as que decidan obedecer este mandato.

Vale la pena aclarar que: El honrar a nuestros padres no se resume a darles un regalo el 10 de mayo o el 17 de junio, no se resume a llevarlos a comer al mejor restaurante que podamos pagar, o a publicar en las redes sociales cuanto les amamos (¡aunque ellos nunca lo leerán, porque desconocen cómo funciona eso!).

Honrar a nuestros padres tiene que ver con que nuestras vidas, nuestras acciones y comportamiento, no sean motivo de dolor, tristeza o de vergüenza para ellos, sino al contrario, que ellos puedan sentirse complacidos (alegres) al ver cómo sus hijos hemos decidido andar por el camino del bien. –Pienso que el deseo de todo padre, más allá de cualquier otra aspiración, es poder ver que sus hijos son personas de bien, que sirven a Dios y que traen algún beneficio para la sociedad en que vivimos ¿No es cierto?

-Le recuerdo también que el honrar a los padres implica preocuparnos e interesarnos por ellos de la manera que Dios lo ha establecido en su palabra (no es tener mamitis ni papitis, ni es estar casados y seguir bajo las faldas de ellos, ¡no es nada de eso!) es tener un equilibrio, es ser independientes como hijos (para los que estamos casados) pero sin olvidarlos ni desampararlos.  Y si usted como hijo/a trabaja y percibe algún ingreso económico, la honra también implica proveerles regularmente de algún tipo de soporte económico (acorde a nuestras posibilidades). 

Bien, como les dije el tema para esta tarde no está dirigido a los hijos, sino a los padres, pero considero que es pertinente recordar lo que la Biblia nos manda a nosotros los hijos en nuestra relación con ellos. ¡Amén!

Busque en su biblia el evangelio según San Juan, Capítulo 3, verso 16.  –Este será nuestro pasaje clave para la enseñanza de hoy- Este es un versículo que usted debe saberlo de memoria, ya que siempre lo utilizamos cuando exponemos el plan de salvación a otros… pero en esta ocasión lo analizaremos desde el punto de vista de Dios como Padre perfecto, dando ejemplo para todos los padres que nos acompañan en esta tarde, el tema es “4 Cosas que un buen padre debe hacer por sus hijos”

Juan 3:16   16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

 

1. Un buen padre debe mostrar amor por sus hijos.

Note como comienza el verso 16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo…”

¿Qué hizo Dios por el mundo, es decir por las personas que habitan este mundo? –Dios nos amó de tal manera (a tal grado) que fue capaz no sólo de decírnoslo (la Biblia está llena de versículos donde Dios expresa su amor por el ser humano pecador), sino que demostró ese amor de una manera que nadie más lo podría hacer ¿Cómo? –Enviando a su Hijo, su único Hijo a venir a esta tierra y pagar por nuestros pecados.   –Le pregunto ¿Habrá mayor amor que este? ¡no lo creo!, el mismo Señor Jesús lo dijo en Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”

Así que la primera cosa que Dios como modelo perfecto nos enseña, es que todo buen padre debe esforzarse por mostrar amor por sus hijos (aunque ellos no lo merezcan, ni lo agradezcan).

Quizás usted dice ¿cuál es el problema con esto? ¡Yo amo a mis hijos y ellos lo saben! El problema es que, a nivel humano, el amor para poder ser plenamente percibido por otros (y esto incluye a la esposa y a los hijos), debe incluir dos cosas: acciones y palabras

Aquí es donde la mayoría de hombres tenemos problemas, nosotros mostramos nuestro amor generalmente por medio de las acciones, por medio de nuestro esfuerzo en las cosas que hacemos por nuestra familia, nos es más fácil esforzarnos y hacer algo en señal de nuestro amor, que simplemente abrir nuestro corazón y decir un “te quiero” o un “te amo”. El hombre asume que tanto su esposa como sus hijos saben que él los ama… pero no es así.

Le pregunto a usted como padre: ¿Le ha dicho a su esposa y a sus hijos que los ama?  ¿Cuándo fue la última vez que lo hizo? –Algunos dirán: “a mi esposa, lo hice cuando éramos novios (hace 30 años)” y “a mis hijos… probablemente nunca”. Pues, usted debe estar consciente que tanto su esposa como sus hijos, necesitan saber que usted les ama, no solo con sus acciones, sino también con sus palabras.

Dios nos da ejemplo de eso, Él nos muestra un amor perfecto, completo, no sólo nos dice que nos ama (en toda la Biblia) sino que también nos lo demostró al enviar a su Hijo a morir por nosotros. ¡Un buen padre debe mostrar amor por su familia tanto con acciones, como con palabras!

 

2. Un buen padre debe dar para sus hijos (provee para sus hijos).

Observe lo que dice la segunda parte de Juan 3:16 “…que ha dado a su Hijo unigénito”

Dios, movido por su amor, y al ver la necesidad e incapacidad del ser humano de salvarse a sí mismo, toma la decisión de dar a su único Hijo como rescate por nuestros pecados. En este sentido, Dios, por medio de Jesucristo se convierte en el único proveedor de salvación para toda la humanidad. 

Aplicando esto a la paternidad, aquí tenemos el ejemplo perfecto de un padre perfecto que provee lo que sus hijos necesitan, Dios da a su Hijo para que tome nuestro lugar en la cruz y pague por nuestros pecados.

Ahora, usted como padre de familia también es el proveedor de sus hijos. Existen al menos dos cosas que usted como padre debe dar a sus hijos, ¿Cuáles son?:

  1. Dinero
  2. Tiempo

Preste atención a esto: “Usted como padre de familia es responsable de proveer tanto el dinero como el tiempo para sus hijos, ambas cosas son importantes y ninguno de estas sustituye o compensa a la otra.” Debe existir un equilibrio.

Usted como padre de familia, acorde al diseño divino, es el principal responsable de proveer para las necesidades materiales de su casa ¿lo sabía? ¡y eso incluye a sus hijos! Así que, como padre, mientras tenga la salud y la energía necesaria, debe esforzarse por trabajar y que las necesidades básicas de sus hijos sean cubiertas.    –Aclaro que esto no aplica si sus hijos ya están en edad de valerse por sí mismos, y son haraganes y no quieren ni buscar trabajo ni estudiar (y ya tienen 25 años y usted les sigue comprando la ropa interior) -

La segunda cosa que usted como padre debe dar a sus hijos es Tiempo. Usted debe estar disponible para satisfacer las necesidades emocionales de sus hijos, eso no es responsabilidad solo de la mamá sino también suya.

Algunos padres se esfuerzan por proveer materialmente todo para sus hijos (la mejor escuela, la mejor ropa, mejor comida, etc.), pero en ese afán se olvidan que una de las cosas que más necesita y anhela un hijo es el tiempo y la presencia de un padre (especialmente durante la infancia).  Así que deje de usar la frase trillada “lo que importa es la calidad no la cantidad de tiempo” –¡Eso no es cierto!, para un niño tanto la calidad como la cantidad son indispensables para su desarrollo emocional, intelectual (y aun espiritual).

Un buen padre da… dinero y tiempo.

 

3. Un buen padre debe establecer expectativas alcanzables para sus hijos.

Observe la tercera parte de Juan 3:16 “para que todo aquel que en él cree”.

¿Cuál es la expectativa de Dios? ¿Qué es lo que Dios espera que nosotros los pecadores hagamos? –Que creamos en su Hijo, que pongamos nuestra fe en él y seamos salvos.

¿Pide Dios algo imposible de hacer? - ¡No!, de hecho, es él mismo, por medio de su palabra y la intervención del Espíritu Santo quién nos convence y produce en nosotros la fe que salva, la fe en la persona y obra de Jesucristo. – así que Dios no nos está pidiendo nada imposible o fuera de nuestro alcance-

Bien, aplicando esto a la paternidad, un buen padre también debe establecer expectativas sobre las vidas de sus hijos, es decir que es su responsabilidad definir el estándar que sus hijos deben seguir.

Pare explicárselo mejor, observe el caso de Dios y la salvación del ser humano, Dios es claro y establece su expectativa (su demanda) sobre el ser humano, ¿Qué es lo que espera de él? -que ponga su fe en Jesús, ese es el estándar, es el requisito que el hombre debe cumplir para ser salvo, y Dios no va a cambiar esa exigencia.

Pues, de la misma manera, el padre de familia debe establecer con sus palabras y con su ejemplo, las exigencias que él espera que sus hijos cumplan y mantenerse firme en ellas.  En la Biblia, por ejemplo, tenemos el caso del sacerdote Elí, el problema con Elí fue que toleró demasiado el pecado de sus hijos, no fue capaz de mantenerse firme con sus exigencias, con el estándar de vida para sus hijos.

1 Samuel 3:11-13

11 Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.

12 Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin.

13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.

¿Qué cosas había tolerado Elí de sus hijos? Sus hijos no conocían a Dios, eran inconversos (1 Samuel 2:12), Sus hijos menospreciaban lo sagrado, se robaban de las ofrendas las porciones de carne que no les correspondía (1 Samuel 2:16-17), dormían con las mujeres que estaban a la puerta del Tabernáculo (1 Samuel 2:22).     Todo eso hacían, y Elí se los toleraba, por eso Dios se lo demandó a Elí, no solo porque era el sacerdote a cargo, sino porque también eran sus hijos.

Así que, como padre, usted debe dejarles claro a sus hijos que es lo que usted espera de ellos. No me refiero a que usted les exija que estudien una carrera en particular, o que obtengan algún logro en específico (como ser el campeón en matemáticas o el mejor deportista), sino más bien, usted debe establecer una expectativa de lo que espera de ellos en cuanto a carácter, a integridad, a su entrega a Dios, y mantenerse firme en eso.

 

4. Un buen padre debe preparar a sus hijos para el futuro

Lea las últimas dos partes de Juan 3:16 “…no se pierda, mas tenga vida eterna”.

Dios tiene preparado un buen futuro para todos aquellos que hemos puesto nuestra fe en Jesús, él nos ha dado la vida eterna, nuestro futuro está asegurado con Jesús ¡Amén!

De igual forma, un buen padre debe asegurar el futuro de sus hijos, y no me refiero a adquirir un seguro de vida que cubra los gastos educativos si usted llegara a faltar (aunque si usted puede adquirir uno ¡hágalo!), me refiero a que existen al menos 3 áreas en las que usted como padre debe preparar a sus hijos para el futuro:

a. Espiritual.

Usted debe asegurar el futuro eterno de sus hijos. Esto no se logra obligándoles a repetir una oración para recibir a Jesús (aunque ellos no entiendan ni qué están haciendo),  se logra modelándoles una vida cristiana genuina (sin dobleces, sin una doble moral de parte suya), exponiéndolos continuamente a la verdad de la palabra de Dios y animándoles a que ellos desarrollen una relación personal con Dios… llegará un momento donde ellos mismos decidirán creer en Jesús, entonces ¡usted habrá asegurado su futuro!   La mejor herencia que usted puede dejar a sus hijos, es que ellos gracias a su participación activa como padre, hayan puesto su confianza en Jesús como su Señor y Salvador. ¡Amén!

b. Laboral.

Usted debe ayudarles a descubrir sus dones, talentos y habilidades, y encaminarlos de tal manera que puedan desarrollarse y tener las herramientas necesarias para enfrentar la vida solos (y posteriormente, ser responsables y estar a cargo de sus propios hogares).

No cometa el error de obligar a sus hijos a hacer o lograr todos los sueños frustrados que usted no pudo alcanzar (el negocio que quiso iniciar y no pudo, la carrera que usted siempre quiso estudiar, los premios que usted nunca pudo obtener…)   Cada hijo trae sus propias habilidades y destrezas, la tarea del padre es ayudarles a sus hijos a descubrirlas y a que ellos puedan desarrollarlas.

c. Desarrollar buenas relaciones.

Los padres deben enseñar a sus hijos que tipo de cualidades buscar al momento de elegir amigos, esto también incluye las cualidades o características que debería buscar en un futuro cónyuge.

Le aclaro que no se trata de imponer sus criterios en sus hijos, porque ellos tendrán los suyos propios, sino más bien de enseñarles (con el ejemplo y con la dirección de la palabra de Dios) en qué cosas deben fijarse al momento de establecer lazos con otros. Tanto para seleccionar amigos, como para elegir a futuro la persona con la cual se casarán.

Un papá le dijo a su hija: “Hija cásate con aquel que trate igual o mejor de lo que yo lo hago”.

Analice esa frase ¿Qué es lo que afirma esa frase? – Que seguramente ese papá estaba tratando con toda dignidad y respeto a su hija, con gentileza, amabilidad, caballerosidad… de tal manera que ella ya tenía un patrón a buscar y no se iba a rebajar a aceptar algo inferior a lo que su papá le había modelado en casa.

Un buen padre, debe prepara a sus hijos para el futuro: Espiritualmente, laboralmente y en el establecimiento de relaciones.

¡Dios le bendiga!

 


Back to Top